Christian Ferrer: “Hay que aprender del pasado y contemplar el presente, sin creer en los poderosos”

Dice que los seres humanos somos “animales paradojales”, que huimos del placer para meternos de cabeza en “contextos dolorosos”, y que ése es el problema político de base: “Cómo evitar el olvido cotidiano del ser –la irrecuperable vida de todos los días– a fin de poder acrecentar las posibilidades de alegría”. Ferrer ensaya contra la supuesta dignificación del trabajo y asegura que no le molestaría que los robots dominen el mundo: “Suelen ser más simpáticos que mis vecinos”.

El ingenuo que da batalla en ambos lados de la grieta

Según un informe de Amnistía Internacional, es el periodista más insultado en las redes sociales. Pero eso no lo distrae de su obsesión, quiere desenmascarar el núcleo corrupto de la sociedad y en esa tarea no hay medias tintas: “Sos Pescarmona, sos Eurnekian, sos Roggio: sos un delincuente, andá a la cárcel, me importa un carajo”.

«El dólar a $40 es por la fuga de divisas, no por los planes sociales»

En el país donde los economistas son estrellas en los medios e influencers en las redes, la economía real vuelve una y otra vez para recordarnos que llegar a fin de mes puede ser toda una aventura. Planes de escritorio que sobrevuelan mesas de café y discusiones entre amigos y familiares, presentados como la salvación que nos condene, finalmente, al éxito. Haroldo Montagu apuesta a la heterodoxia para indagar en el por qué somos cómo somos (fugadores seriales de divisas) y cómo hacemos para frenar en seco el péndulo que traba, cada dos por tres, el desarrollo del país.