“No es común que se mezcle la música académica con lo popular”

Dice Darío Jalfin que nunca hubo en su vida una distancia que pusiera en jaque la unión entre la música académica, a la que estudia en profundidad, y el repertorio popular. Una dicotomía muy esparcida en el campo de la música, como si fueran dos polos opuestos y excluyentes.

Si bien no se trata de una propuesta explícita, el show Pianantes que Jalfin, Pablo Grinjot y Agustina Paz presentan en Roseti Espacio de Arte, apunta justamente a eso: la comunión de lo popular y lo académico a través del piano. Jalfin compartirá canciones de La Ilusión, su último álbum, antes de su gira por España. Grinjot seguirá presentando La dueña de mi poesía, su nuevo trabajo recientemente editado. Agustina Paz estará despidiendo su tercer disco Yugo, adelantando algo de su nuevo material próximo a salir en 2018.

– ¿De qué se trata Pianantes

Jalfin: Cada uno está presentando material de su último disco. El concepto es reunirnos como pianistas que hacemos canciones. Vamos a hacer música a dos pianos, con voces. Seguramente sea una apertura hacia un proyecto nuevo y más grande. Nos vamos a invitar a tocar canciones de todos y vamos a cantar los tres. Se trata de reunirnos a compartir, los tres somos pianistas que tenemos una relación con la música académica y quizá haya lugar para tomar una pieza clásica.

– ¿Es poco común esa fusión entre la canción y lo académico?

-No es nada común que se mezcle la música académica con lo popular. Tenemos formación académica, soy titular de una cátedra en la UCA de composición en música popular. Grinjot y yo somos un poco las referencias entre la fusión entre música académica y popular. Años atrás esto era impesado.

– ¿Cuál es tu expectativa para la gira de Europa?

– El 2 de julio arrancamos a girar Europa. El ministerio de Cultura de la Nación me seleccionó para un apoyo que se llama Fondo de Desarrollo Cultural, y la gira se auspicia a través consulado de Barcelona. Voy a participar de una feria que se llama Mapas, en Tenerife, que reúne a 100 artistas de todo el mundo, y 100 programadores también de distintas partes. La expectativa es muy buena, voy a tocar en Madrid, Barcelona, también por Galicia. Es mi primera gira a Europa.

– ¿Te sorprendió el éxito de la versión de Dulce Condena que hiciste con Loli Molina?

– Sí, porque es una canción con un compás de 5/4. Es más académico, elaborado, y teniendo esa rareza no pensé que podía tener esa repercusión. Fue increíble las puertas que abrió. Spotify la seleccionó como lanzamiento destacado. La usaron en una novela de Suar. La pasaron en la radio. Abrió mi relación también con Andrés Calamaro, que escribió un texto sobre la versión. Ahora nos escribimos, quizá nos encontremos en un show.

-¿Cómo fue el paso de la música clásica a la canción? Hay cierto recelo entre ambos mundos…

– Siempre tuve un lenguaje de fusión, un poco en los bordes. Cuando hacía música académica, hacía obras con elementos populares. Y con lo popular me centré más en un jazz de fusión. A pesar de que me fui moviendo mucho de lugar, fue siempre gradual, no hubo un quiebre. Todo tiene un camino orgánico, siempre hubo respeto tanto de la academia, como de los cancionistas. No tengo mucho que ver con un rockero, tampoco un jazzero, ni con un pianista clásico. Soy una especie de músico que abreva en distintos lugares.

– Has colaborado con varios artistas populares, como Fito Páez, y también del homenaje a Charly García en el CCK, ¿los considerás pianistas?
– Claro que son pianistas. Muy buenos pianistas. Fueron haciendo su camino, Charly tuvo una época más instrumentales y Fito fue más resumido a la canción, pero es un gran pianista. Los artistas definen un perfil, pero las potencialidades son enormes.

– ¿De dónde proviene tu contacto con lo popular?

– Siempre escuché mucho de todo: Cuchi Leguizamón, Dúo Salteño, Charly, Spinetta, Fito. Siempre fue todo a la par, junto a la música académica. Estudio, doy clases, hago canciones y toco. No hay ninguna cosa que no sea orgánica. Acabo de terminar la música de teatro, la música de una película chilena, preparando una gira, produciendo el disco de un artista. Las estéticas y los distintos roles, son algo naturalizado en mí.

Pianantes se presenta hoy a las 21 en Roseti Espacio de Arte, Roseti 722, CABA

Entrada: $100

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *