La naturaleza y los caminos vocacionales en el arte de Dolores Claver

 

Encauzar el flujo de una vocación es una tarea que puede llevar muchos años, toda una vida, pero en la cual la persistencia, tarde o temprano, dá sus frutos. Uno de ellos es el aprendizaje que se cosecha en el camino, el entendimiento que dan los puntos de quiebre y los choques con una realidad que suele ser más lenta y pragmática que el vuelo imaginario de los sueños. Eso es lo que parece haber entendido Dolores Claver, de profesión contadora, quien nunca dejó de sentir un amor profundo por el arte y, a su debido tiempo, le encontró un lugar de privilegio en su vida. Los pinceles, las pinturas y los lienzos se acumulan en el lavadero de su departamento, devenido en taller, en el que pasa varias horas por día improvisando manchas y líneas. “Empiezo a pintar sin ninguna idea previa, disfruto el proceso, la pintura es una búsqueda constante. Por momentos hago composiciones con formas más rigurosas y en otras las manchas orgánicas van surgiendo libremente”, dice mientras se prepara para inaugurar su primera muestra individual, «Abrazar la forma», en el espacio de arte La Caja de Cristal, en la planta baja de la casa matriz del Banco Ciudad (Florida 302, CABA), que se podrá visitar durante todo junio. Sus cuadros son juegos de formas y texturas inspiradas en la naturaleza, unión de colores que logran una misteriosa armonía en la improvisación.

“Creo que siempre estuvo en mí la conexión con el arte. Cuando estaba en el secundario pensé seguir la carrera de Bellas Artes, sin embargo, el mandato familiar pudo más, mi padre me aconsejó que siguiera una carrera que me diera independencia económica y así fue como estudié Ciencias Económicas y me gradué de Contadora Pública en la UBA”, dice Claver. Para ella, el hecho que sirvió de catalizador para un cambio de rumbo, un acercamiento a su esencia, fue el nacimiento de su segundo hijo. Trabajaba ocho horas por día como contadora en una empresa de servicios públicos y tenía que criar a dos hijos, uno de tres años y otro de seis meses, pero eran tantas sus ganas de ponerse a pintar que se hizo el tiempo en la hora del almuerzo. “Asistía dos días a la semana al taller de Carlos Vera y luego de un par de años comencé a tomar clases con Adriana Gibello. Con el tiempo me di cuenta que la satisfacción que me generaba pintar no me la daba nada. Por otra parte, sentí la necesidad de redireccionar mi carrera profesional, ya que siempre había trabajado en finanzas y no me sentía plena. Esperaba irme del trabajo para poder pintar y soñaba con tener un trabajo que tuviera que ver con esta búsqueda, el arte y la cultura”, recuerda.

De a poco, con mucho deseo y esfuerzo propio, los planetas se le fueron alineando. Decidió cursar Historia del Arte en la Asociación de Amigos de Bellas Artes y luego un Posgrado en Gestión Cultural y Comunicación en FLACSO, y ese nuevo perfil de conocimientos le permitió cambiar de área en la empresa en la que trabajaba. De la contaduría se fue a la dirección de Relaciones Institucionales, que tiene a su cargo el Programa Cultural y Educativo de la empresa, un nuevo ecosistema para el desarrollo de sus intereses.

Claver no vive de la venta de sus obras, pero con cierta incredulidad cuenta que ya ha vendido unas cuantas. “Pienso que el arte es y ha sido fundamental en el desarrollo de las sociedades a lo largo de la historia como medio de expresión. En la actualidad, el uso de las redes sociales ha ido creciendo exponencialmente y, si bien no comparto mostrar la intimidad por este medio, reconozco que son muy útiles para compartir lo que uno hace con públicos diversos, no sólo de tu propio país sino del resto del mundo. Las redes posibilitan a los artistas gestionar su propia obra sin tener que recurrir a circuitos formales como galerías de arte, permiten democratizar el arte, y eso me parece fantástico”, concluye.

La muestra de Dolores Claver podrá visitarse de lunes a viernes de 10 a 20 hs. hasta el 29 de junio en el espacio de arte “La caja de cristal”, Florida 302. CABA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *