Category: FARO

Perla Herro, referente de Slow Food Argentina: «La soja y el maíz no son comida, son insumos de una industria que nos engorda y no nos alimenta»

Dice que con su propuesta de Gastronomía para la Liberación no pretende retornar a un pasado idealizado en el que las mujeres cocinaban casero sino en avanzar hacia una sociedad en la que todos, todas y todes sepan cocinar. Pese a que la mayor parte de su trabajo pasa hoy por la docencia, Perla Herro se autodefine como cocinera e integra la coordinación de Slow Food Argentina, aunque reconoce que la humorada del nombre del movimiento a veces le juega en contra.

Dora Barrancos: experiencia y claridad para las próximas luchas del feminismo

La socióloga se muestra entusiasmada por la conciencia que los estallidos en la cultura cotidiana generan en las nuevas generaciones. “Creo que mis nietas van a ver novedades extraordinarias: la disrupción de los mandatos femeninos. Estoy estimulada y soy optimista porque soy vieja y es mi deber: un joven puede darse el lujo de andar hostigándose con el pesimismo, pero yo no”.

Patricia Bernardi: una vida dedicada a buscar la historia detrás de los huesos

Recientemente retirada de su actividad, Patricia Bernardi es una de las fundadoras del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), la organización con la que recorrió el mundo cavando en fosas comunes y exhumando restos de personas asesinadas y desaparecidas en conflictos sociales, guerras civiles y otros contextos dolorosos. “Mi vida, y creo que la de todos, fue por mucho tiempo no saber qué me tocaba. Armaba el bolso en dos minutos y me iba al Congo o a El Salvador”, cuenta. Así fue como vio y palpó realidades tan disímiles, donde la relación con la vida y la muerte eran parte de un aprendizaje permanente: “Cada uno tiene una necesidad diferente de acercamiento a los huesos. Hay gente que los besa y otros que quieren abrazarlos. Pero siempre hay una cuestión de necesidad de decir: ‘Acá está el abrazo que nunca me diste’.”

Pilar Gamboa: “No van a poder con los artistas”

Alternó una larga carrera en el off porteño con protagónicos en cine y tv, aunque siempre hizo una suerte de camino paralelo, al margen del parnaso estelar y con la intuición y la anarquía como estandartes. Hoy está convencida de que la crisis es un momento para rockearla en búsqueda de la belleza y de que las cosas “sucedan”. “Que la gente pueda ir al teatro o al cine, te hace una vida mejor, menos violenta”, explica.

Marcelo Leiras: “Nuestra élite política es pobre de ideas y cortoplacista”

A Marcelo Leiras no le llama la atención que, a pesar del pobre desempeño del gobierno de Cambiemos en general, Mauricio Macri tenga altas probabilidades de ser reelegido este año. Y para explicar su falta de sorpresa acude a una verdad de perogrullo: “Para perder, te tienen que ganar”. Politólogo y sociólogo, Leiras traza un análisis en el que repasa los problemas estructurales (políticos y económicos) de la Argentina, la precariedad de su dirigencia, la falta de horizonte y, sobre todo, la dificultad del progresismo para ofrecer respuestas a las problemáticas de la sociedad.

Hugo Mujica: “Hay tantos dioses como gente que mira hacia Dios”

A los 19, abandonó la casa de sus padres e inició un largo y extenso viaje, que tuvo su comienzo en el epicentro de la psicodelia sesentista: la norteamérica hippie. Embebido en ácido lisérgico, se fue de bares con Allen Ginsberg, pintó (muchos) cuadros, y tuvo su clímax en Woodstock. Luego, buscó el balance con siete años de silencio en diversos monasterios. Cuando volvió a la Argentina, encontró en el sacerdocio y la escritura la forma de expresar su interior siempre convulsionado, inquieto, revulsivo y, sobre todo, creativo.

Maritsa Puma, productora agroecológica: “Si curás con veneno, eso no le hace bien ni a la planta ni a quien la come”

Con apenas 20 años, Maritsa Puma ha vivido muchas vidas. A los nueve emigró desde Bolivia junto a su familia para trabajar en las quintas del gran La Plata, de donde provienen la mayoría de las verduras que alimentan a la gran ciudad a base de pesticidas y químicos. Pero ella eligió otro camino: la agroecología, un pasaje directo hacia la libertad, no sólo en términos productivos, sino fundamentalmente espirituales. Integrante de la Unión de Trabajadores de la Tierra, se formó como técnica y asesora a otros productores en el uso y producción de insumos biológicos. Cocinan ortiga u otras “malezas” para fertilizar, combinan flores y hortalizas para contener a las plagas e insectos, y producen el fermento estrella: el bocashi, un hervidero de bacterias, hongos y minerales que es néctar para las plantas, lo que podría ser un probiótico al ser humano.