Category: Alimento y resistencia

Manual vegano en el país del asado: activismo, vigilias, santuarios, empatía animal y antiespecismo

En las puertas del matadero de Gorina, donde cada día se faenan unas 1.350 cabezas de ganado, se organizan “vigilias” de despedida para las vacas que van a morir. Muy cerca también hay un “santuario”. Allí llegan los ejemplares de especies de granja rescatados por organizaciones por los derechos de los animales. Los activistas son en su mayoría jóvenes, pero también hay adultos que empiezan a cambiar sus prácticas. Viaje a un universo cada vez más poblado y activo en la sociedad del culto al asado.

Antonio Elio Brailovsky: un llamado urgente a la acción ecologista

La ley de bosques es una farsa para maquillar el desmonte, Buenos Aires corre serio riesgo de quedarse sin agua potable, el abuso de pesticidas nos está contaminando, el Estado subsidia el fracking y las multinacionales neutralizan los debates de fondo financiando las campañas políticas. Antonio Elio Brailovsky no deja cabos sueltos en su análisis ecologista.

Marcelo Schwerdt: «Cada vez más gente demanda alimentos libres de agroquímicos»

El campo argentino es un campo de batalla. No hay trincheras ni armas, pero la puja por lla imposición de un paradigma en la producción de alimentos enciende pasiones en toda la sociedad, afecta intereses millonarios y está íntimamente ligada con el destino de la Argentina. En medio de esta guerra comunicacional, un colectivo de profesionales de diferentes disciplinas, agrupados en RENAMA, trabaja con paciencia de hormiga, en distintos puntos del país, con el objetivo de dar vuelta una tendencia avasallantemente adversa. Entre ellos está Marcelo Schwerdt, doctor en Biología, ex director de Medio Ambiente del municipio de Guaminí. «Arrancamos una transición que empezó en 2014, con 100 hectáreas y que hoy alcanza unas 4.000 hectáreas. Esos productores ya están cien por cien volcados a la agroecología”, cuenta orgulloso.

Mario Levenson, una vida dedicada a la alimentación consciente y el «desequilibrio controlado»

Es pionero en la cocina macrobiótica. Mucha gente lo conoce y le compra productos en su pequeño local que abrió hace 40 años, ubicado en Almagro, al que se llega por una recomendación o una indicación precisa: su negocio no da a la calle y hay que tocar timbre para poder entrar. Pero ir a lo de Mario no es como ir a un supermercado: es toda una experiencia transformadora. “Si nosotros no cuidamos nuestro medioambiente interno, qué sentido tiene que no tiremos un papel a la calle, que seamos cuidadosos y lo tiremos en un tacho”, dice.