Author Archives: revistaalmagro

Ropas que hablan: la moda argentina analizada por la “sociología del vestir” de Susana Saulquin

Heredera de las corrientes rupturistas de los años 60, Susana Saulquin, la socióloga que dedicó su vida a estudiar la estructura y sistema de la moda, dispara contra la “inseguridad” estética de los argentinos, que se traduce en una falta concreta de identidad. Tras decretar, no sin polémica, la “muerte de la moda” y de la “cultura de masas”, augura un cambio radical del universo textil, con la llegada de la robótica, la eliminación de los talleres clandestinos y el consumo consciente de la mano de la sostenibilidad.

Música, autogestión y aborto legal: el alma punk de Paula Maffía

Recorre el under desde su adolescencia y afirma que, aún hoy, es una de las cosas que más le conmueve y la moviliza. “El patriarcado lo podemos derribar pero el capitalismo es como “ay, qué difícil”. Es como caminar por un lugar, querés caminar y no lastimar a las hormiguitas pero pisaste, por entropía natural algo vas a estropear”, dice.

Las sombras del emprendedorismo: precarización laboral, relatos ficticios y autoexplotación

Antonio Santos Ortega, doctor en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, profesor de sociología del trabajo y Métodos Avanzados de Investigación en Ciencias del Trabajo en la Universidad de Valencia, se dedicó a estudiar y profundizar sobre el origen del emprendedorismo que, según su mirada, está cambiando radicalmente las relaciones laborales y poniendo en riesgo los derechos básicos de los trabajadores.

Isol Misenta: “Los nenes todavía piensan que el mundo está bueno y que la cosa va a terminar bien”

Isol es un torbellino. Las horas del día no alcanzan para hacer todo lo que quiere hacer: escribir y dibujar libros, ilustrar libros de otros, ser jurado de concursos, dar notas a revistas y radios, inaugurar muestras y series de TV basadas en sus personajes, liderar una banda pop, tomar clases de canto, criar dos hijos, escribir más libros e ilustrar más libros. Almagro visitó su universo de colores e imaginación, en el que prevalece una mirada tamizada por la frescura y transparencia de la niñez, aunque sin melancolía ni exaltación y, mucho menos, solemnidad.